- LOS PERSONAJES.

La caracterización de los personajes se construye a partir de la descripción que de ellos hacen sus compañeros. Se parte casi siempre de una presentación incompleta, hecha por un personaje cuya relación con el héroe le impide un conocimiento profundo del mismo. Queda una sombría zona misteriosa que deberá ser explicada más adelante. Así Jeremie va a ir presentando a cada uno de los que van a tomar la palabra y nos da unos cuantos apuntes, como quien prepara en esbozo para un dibujo.
Nos describe a Floarea a partir de su atuendo:

Coiffée du turban de cachemire, la chouba de renard jetée sur les épaules et très agile dans son large pantalon- chalvar-. (...) sa longue figure était un peu pâle, ses yeux cernés, et ses lèvres, d'habitude pareille à deux fraises jumelles, étaient brûlées de gerçures. (...) On savait qu'elle avait beaucoup roulé par la terre, et connaissait à fond le pays, aux bourreaux duquel elle avait déclaré une guerre intraitable et juste. Cela plaît aux vaillants. cependant: femme. Femme avec chalvars, c'est vrai, mais femme. Et jolie. Que fera-t-elle de sa beauté dans ces montangesd'ours? il était encore vrai qu'une fois Cosma mort, personne n'avait su monter son coursier mieux qu'elle, ni soutenir mieux la fatigue, les privations, ni se montrer plus viril dans les décisions[[#_ftn1|[1]]]


Las descripciones que encontramos de ella nos dan una imagen de mujer femenina pero a la vez viril, en el sentido de que vive y se mueve entre hombres, les gobierna y toma decisones como cualquiera de ellos. Es hermosa y femenina, pero lleva pantalones, literal y figuradamente, valiente y decidida para ser la capitana de los haiducs. Utilizará su inteligencia y su belleza para hacer la haiducie a su manera.
Cosma había ratificado delante de todos los de la banda la posición de Floarea: En un momento en que los haiducs debían levantar su campamento y echarse a los caminos, Cosma ordenó a las mujeres que se fueran y volvieran a casa de sus madres, a todas las mujeres, menos a Floarea:

Que les femmes s'en aillent pondre chez ses mères. Et nous: aux balles, aux chevals et en route!
-Et moi? demanda Floritchica.
-Toi, tu n'est pas une femelle, tu es un mâle, un haïdouc! Le destin t'envoi pour me remplacer et fairemieux comme moi, le jour où je mourrai.[[#_ftn2|[2]]]


Floarea es libre, desde su nacimiento, como lo fue su madre[[#_ftn3|[3]]], que no tenía más preocupaciones que sus ovejas y su independencia.

Ma mère, bergère depuis l'enfance jusqu'à la mort, n'a eu affaire, sa vie durant, qu'avec les champs, les vents, sa flûte, ses chiens, les brebis qu'elle gardait et leur gale qu'elle pourchasait.[[#_ftn4|[4]]]


La mayoría de las heroínas de Istrati- las dos Kyras, Tsa-Tsa Minka...- son mujeres que se rebelan ante su situación y hacen frente a su destino, como sus héroes. Son hermosas, casi siempre pintadas con el mismo aspecto físico: talle fino, ojos grandes y cabellera abundante. Y además tienen una gran carga sensual: seducen, son coquetas y sutiles, juegan con sus admiradores, como coquetea inocentemente Floritchica con el pobre chantre Joakim o excita hasta la locura a Cosma, corriendo por el bosque. No se pliegan a la moral y la vez son inocentes. Y, sobre todo, sobresalen de entre el resto de las mujeres, las que se quedan bordando su ajuar y van a la hora a buscar un pretendiente que después, una vez casados, se emborrachará y la molerá a palos, y que cuchichean en grupitos y critican a las que, como nuestras heroinas, deciden llevar las riendas de su sus vidas.
Florarea, mujer libre, conoce a su hombre libre y nos describe al haiduc Groza cuando era muchacho. Resulta curioso que en esa descripción se haga hincapié en que el chiquillo, aunque pobre, va limpio y además en que es pelirrojo[[#_ftn5|[5]]].

Mon homme libre était un gamin du village, de trois ans plus âgé que moi, rèfractaire et farouche, mon maître dans l'initiation aux mystères de la liberté[[#_ftn6|[6]]](...) Je ne le connaissais pas, je ne l'avais jamais vu jusqu'à ce jour là, et m'aperçus qu'il était propre, aussi propre que moi. Cela me fit plaisir, car je n'ai jamias pu supporter la crasse. Pieds nus, jambes nues, comme moi, mais lavés et seulement poussiéreux. Les mains, le cou, le visage fraîchement lavés. Coulotte et chemise aussi nettes, quoique rapiécées. Tout cela me plut, ainsi que les yeux bleu franc. Seule la couleur rousse de ses cheveux, cils et sourcils, ne fut pas à mon goût[[#_ftn7|[7]]]


Con el mismo detalle describe cómo van vestidos el día en que van a la ciudad:
Nous étioms tous endimanchés; lui: bottes vernies, chemise de borangic, cojoc fleuri et caciula tzourcana; moi robe blanche avec fottas brodées à la main, illik et pantoufles de velours chargées de dessins aux couleurs vives, tête nue. Nous étions beaux comme des jeunes mariés[[#_ftn8|[8]]]

Vemos entonces que la manera de vestir sirve para caracterizar personajes[[#_ftn9|[9]]].
Jeremie va haciendo rápidos retratos de cada haiduc. En ellos los ojos son casi lo más importante:
Los ojos de Elie:
Ses yeux noirs, clairs, précis, ni timides ni audacieux, disaient firmement: paix à vous ou je vous assome[[#_ftn10|[10]]].

O los ojos de Spilca:
Ses yeux ronds, couleur d'acier, bravèrent gravement les regards qui s'étaient portés sur lui.[[#_ftn11|[11]]]

Pero también sus barbas y mostachos, su figura imponente, su fuerza física, su apetito:
(Spilca) J'avais près de vignt-cinq ans. Muscles et santé de sanglier, car je vivais sur l'eau, duvais du vin, mangeais deux okas de viande par jour et remuais de arbres géants.[[#_ftn12|[12]]]

Tenemos entonces el retrato de los personajes más importantes hecho por Jeremie pero además hay una serie de personajes más pequeños, que sin embargo son también importantes, muchos de ellos personajes colectivos:
- el campesino rumano, con su catchula, sus opinci, bailando la hora al son de los músicos gitanos y bebiendo su tzuica, como en una postal, y a la vez tan real:
Vous savez bien que le paysan roumain a beaucoup du chien. Recevoir des coups de pied, rester des journées sans manger, cela ne le désespère pas, pourvu qu'on lui laisse son foyer.

Y su vida, nada idealizada, vista con una pizca de desprecio:
La bassesse de cette vie paysanne, entièrement faite de tracail esclave et de plaisirs mesquins. Aux époques des grands travaux d`été: se plier depuis l'aube à la nuit, sur un champ dont la récolte allait, aux trois cinquièmes, remplir les greniers de notre maître; de l'automne au printemps: se courbaturer sur le métier dont l'interminable tissu devenait un fruit défendu qu'il fallait toujours conserver pour l'avenir; ou ben, passer de longues et ennuyeuses soirées à bavarder dans les clacas, tout en égrenant le maïs, en écossant les haricots, en cardant la laine chez un voisin, en confectionant le trousseau d'une amie sotte et fière de ses chiffons. Pour tous plaisirs, la hora du dimanche, où l'on s'ennuie au bout d'un quart d'heure de danse monotone; ou bien l'entretien, à la fontaine, avec un amoureux qui parle de choses vagues avec un but précis. Une aversion innée nous éloigna, groza et moi, de ces travaux et des plaisirs qui les récompensent.

- el buen boyardo, comprensivo y generoso, querido:
J’ai vu ce coeur généreau s’intéresser à la vie intime du paysan. Il ne supportant pas l’homme qui boit par vice, mais savait beaucoup pardonner. Aussi, lorsqu’un habitant se ruinait, il accueillait la malheureusse épouse, lui donnait un bon lopin de ses terres, un peu de bétail et l’outillage nécessaire pour se refaire une gospodarie[[#_ftn13|[13]]].

y el mal boyardo, egoista, extraño para el pueblo, tanto que ni siquiera habla rumano, y temido:
étranger de coeur et même de langue (il la parlait péniblement), pourri pour la vie dépravé qu’il avait mené en Occident, il suivit l’exemple de ceux, roumains ou étrangers, pour lesquels le paysan n’etait qu’une bête de somme[[#_ftn14|[14]]].

- El enemigo del haiduc, que aparece con distintos nombres pero suele el mismo: es el coconache Manolake, que se encapricha de Floritchica o el logofat Costake que hace lo mismo con la prometida de Spilca: los dos creen que las personas, como las tierras, les pertenecen; son los invasores extranjeros, los altos dignatarios, agás, arcontes... que se reunen con miembros de la iglesia en la casa del padre de Cosma y Elie, y tienen gustos, modales y perversiones refinadas; y es el campesino cobarde y servil que no se levanta contra los que le pisotean.
- En fin, los oprimidos y los opresores:
Nous remarquions un fait stupéfiante: alors que les faibles se divisaient par nations et religions pour maudir le mal,les forts, turcs, grecs et roumains vivaient en harmonie et écrasaient sans distinction[[#_ftn15|[15]]].



- ¿Qué es un haiduc? El haiduc y el bandido generoso.

Como hemos visto, el haiduc es un personaje del tipo de Robin Hood, un bandido del bosque, un fuera de la ley que lucha contra la injusticia, contra los abusos de los poderosos. Este personaje legendario hunde sus raíces en la tradición popular y es de ahí que Panait Istrati lo recoge y lo modela a su manera.
La idea del bandido generoso que roba al rico y socorre al pobre no es un tópico romántico, ni es "una idea de corte demagógico moderno más o menos socializante[[#_ftn16|[16]]]": Hay ladrones hasta en el purgatorio de Dante (Ghino del Taco: al rico robaba y al menesteroso/yo socorría con animo tierno:/ por eso no fui condenado al infierno). Y si rastreamos su presencia por la literatura, lo encontramos en las baladas medievales inglesas, en el siglo de oro español, en el preromanticismo alemán, en las novelas de aventuras francesas del XVIII, en la épica tradicional búlgara o en las novelas del Oeste de la primera mitad del silgo XX, y desde luego, en el cine y en el comic...
Dice Caro Baroja, en su Estudio sobre literatura de Cordel que
la silueta del bandido-bandolero, popularizada por los literatos y los viajeros románticos, tiene hasta cierto punto, unos caracteres que se ajustan a moldes más bien clásicos dentro de la teoría literaria, porque, en primer lugar, el bandolero es un héroe juvenil, como tantos otros, cuya vida está marcada por el destino, de suerte que son circunstancias generales, superiores a su voluntad las que le mueven. Metido dentro de semejante vida, predestinado, su suerte final es inexorable, como la de los héroes de la tragedia griega: la muerte le acecha hasta que le hace presa. Y es este juego con la muerte, del que muchas veces sale vencedor antes de ser vencido, este riesgo continuo le da asimismo un aire heroico, pues también los héroes antiguos triunfaban muchas veces antes de morir. El bandolero-según el esquema clásico- es compasivo con los pobres, los débiles, los viejos y los niños, es galante con las mujeres y áspero y duro con los poderosos y los fuertes.

Hobsbawm estudia el fenómeno del “bandolerismo social” y sus manifestaciones en la literatura: Según él
el bandolerismo social es un fenómeno universal que se da en las sociedades basadas en la agricultura (y también la economía pastoril) y que se componene fundamentalmente de campesinos y trabajadores sin tierra oprimidos por algún otro: señores, ciudades, gobiernos...”[[#_ftn17|[17]]].
Así que por eso podemos encontrar bandidos chinos, rusos (cosacos), peruanos, brasileños (cangaçeiros)...
En el capítulo que dedica a los haiducs, diferencia varios tipos y el que más encaja con los que nos ocupan es el tercero:
Un tipo de haiduc que se negaba a vincularse a cualquier noble o gobernante cristiano, en parte porque en le área en que se desarrolló, la mayor parte de nobles y gobernantes eran turcos herejes. Ni señoriales ni realistas, estos haiducs libres eran ladrones por tradición, cumplían la función social de enemigos de los turcos y de ladrones populares y eran movimientos primitivos de resistencia guerrillera y de liberación.
Como tales aparecen en el siglo XV en Bosnia y Herzegovina, pero más tarde en todos los Balcanes y Hungría, especialmente en Bulgaria, donde se guarda recuerdo de un jefe haidot en 1454... [[#_ftn18|[18]]]

Los protagonistas de los ciclos de baladas de haiducs que han llegado hasta nuestros días no son sólo los hombres que fueron famosos en la vida real sino personajes anónimos, o incluso, gentes llamadas simplemente Stoian, o Radu, o Ivantcho, como un campesino cualquiera.
Hobsbwan menciona también como dato curioso la existencia de mujeres haiduc: eran muchachas fugitivas, como nuestra Floarea
Durante el tiempo de su vida como haiduc, se comportaban como hombres, se vestían como hombres y luchaban como hombres. Una balada habla de una muchacha que después regresó a su casa a su papel de mujer (...) pero no pudo resistirlo y (...) se marchó con los haiducs. Así como la libertad significaba un estatus noble para los hombres significaba un estatus masculino para las mujeres.[[#_ftn19|[19]]]

La actuación del haiduc como héroe popular es muy sencilla: cumple un papel, se define en sus actos y no es en absoluto reflexivo: Ante la provocación del malvado (el gospodar rumano o el invasor turco) el héroe contraataca y toma la decisión de castigar la fechoría. Urde su plan, que incluye frecuentemente una estratagema, porque el malvado es más fuerte o está mejor protegido. Neutralizado el agresor, es luego matado o robado. El último gesto del héroe es mirar atrás, dando a su venganza carácter ejemplar.
Las historias de haiducs de Istrati tienen como punto de partida unas obras menores que circulaban en la época, así como las baladas de haiducs, que son un grupo importante dentro del folclore rumano.
En las baladas de haiducs más antiguas encontramos un tipo de haiduc-caballero envuelto en luchas antifeudales[[#_ftn20|[20]]]: Pintea, Corbea o Toma Alimos (en la que encontramos también lucha entre dos haiducs). Más adelante, en el siglo XIX, el haiduc se transforma: ya no es el caballero enfrentado al señor sino un campesino pobre, harto de la opresión del rico terrateniente, que escapa al bosque y desde allí prepara su venganza, roba a los ricos y socorre a los pobres: Jianul, Capitan Geheorghita, Bujor...
Del primer haiduc toma Istrati las características básicas de sus haiducs: fuerza física sobrehumana, confraternización con la naturaleza, ... y del segundo, el toque trágico, porque el haiduc ha muerto- y muchas son una especie de canto fúnebre- o porque nos lo encontramos en el momento en el que le han capturado, o está preso, y el toque lírico, que en estas baladas es más importante a veces que el épico.
La otra fuente de la que bebe Istrati son unas novelitas sobre haiducs que leía de pequeño. Su autor, N.D.Popescu (1843-1921), dejó un gran número de historias de haiducs, basadas en las baladas populares (Iancu Ianu, Tunsu Haiducul, Codreanu Haiducu, etc...) que no sólo eran leídas por niños "dar citite cu atentie si de unii scriitori”[[#_ftn21|[21]]] [sino que eran leídas con atención por ciertos escritores] entre los que encuentran, además de Istrati, Mihail Sadoveanu o Gala Galaction. De estas novelas guarda el espiritu aventurero.
Un buen haiduc tiene que ser alto, fornido, tener una salud de hierro y una fuerza casi sobrehumana; su espacio es el bosque, le gusta comer y beber[[#_ftn22|[22]]], tiene unos modales toscos y puede ser brutal e irreflexivo, pero también sabe ser sabio y desinteresado y debe gozar de fama y ser estimado por el pueblo.
En la novela Mehmed el halcón, del turco Yaser Kemal, encontramos todos estos rasgos atribuidos a su protagonista, el bandido Mehmed, el flaco:
- aspecto físico, fuerza y capacidades "sobrehumanas":
Mujeres y niños describían así a Mehmed: es un gigante. Encendió un enorme tronco de pino y pasaba de casa en casa quemándolas. Corría por la aldea como el viento (...) sus ojos relucían en la oscuridad de la noche. A veces parecía tan alto como un álamo y otras muy bajo. Las balas no le herían.[[#_ftn23|[23]]] Tiene tanta puntería que es capaz de darle a una moneda de diez céntimos.[[#_ftn24|[24]]]

- generosidad con el desvalido:
Sólo algunos bandoleros independientes (...) hicieron caso omiso de las propuestas de los agás e intentaron proteger a los pobres, en la medida de sus posibilidades, de éstos y de los demás bandidos.[[#_ftn25|[25]]]

- fama y reconocimiento popular:
Mientras que ya se han olvidado los nombres de tantos bandoleros sanguinarios que se hicieron famosos en le Taurus, aún corren de boca en boca canciones sobre los bondadosos"[[#_ftn26|[26]]] "Todos seguían una antigua tradición: nadie desvelaría el escondrijo de un bandolero querido[[#_ftn27|[27]]]

Estos son los rasgos que le caracterizan y podríamos pensar que Cosma, Spilca, Movila... están hechos según los mismos moldes.
Los haiducs de Istrati pasan por los tres estadios que me parece diferenciar en la evolución del personaje del bandido generoso: son bandidos normales, contrabandistas del Danubio, como Cosma, son campesinos que se ven obligados a hacerse haiducs pero a nivel individual y son héroes nacionales que pretenden encabezar una revolución.
En Presentation des Haidoucs hay tres modelos de haiduc, según las razones que les han llevado a hacerse bandido:
- el humilde que se ve obligado a irse en haiducie por enfrentarse individualmente con el poderoso como es el caso de Spilca o Groza.
- el caso del haiduc que sale del conflicto de una comunidad entera con el señor, como ocurre en el caso de Movila.
- y el haiduc espíritu libre que no está atado a nada y que no tiene una intención definida de vengar al desamparado, como Jeremie.
Se ha dicho que Istrati transforma la imagen tradicional del haiduc en el personaje de Elie “le sage”. Spilca y Movila son haiducs "tradicionales" , pero Elie no es un héroe en este sentido, a pesar de que participa en las acciones del grupo capitaneado por Cosma. Durante la lucha con la potera, Elie no brilla, es el segundón de Cosma. Su verdadero rostro se muestra cuando piensa, cuando juzga a su hermano, a los demás, a la vida[[#_ftn28|[28]]].
Las escenas en las que con sólo una mirada Cosma adivina que Elie no está de acuerdo con él son muy gráficas: Cosma, que es la fuerza bruta, se sube sobre sus hombros hasta que Elie no puede más. Y entonces Cosma le deja hablar: Maintenant, Elie, parle ta raison- le dice.
Pero tampoco Cosma o Jeremie son haiducs típicos. Ya hemos visto cómo Cosma se humaniza al final de Oncle Anghel y deja de ser un personaje mítico: su muerte poco gloriosa le da una dimensión mucho más trágica. Y hemos contrapuesto la postura del rebelde Jeremie a la del resto de sus compañeros. Y es que a pesar de que se mueven en un mundo más o menos feudal, podemos ver preocupaciones e ideales sociales más propios de la época en la que Istrati escribe que del siglo XIX. Si quisiéramos hacer una lectura política o ideológica de los personajes, en Jeremie veríamos un espíritu anarquista, o en Elie tendencias socialistas- cercanas a la internacional... Pero no la vamos a hacer. Baste con incidir en que nuestros haiducs, a pesar de ser fieles a su condición de bandido generosos típico, tienen una personalidad propia, y que su discurso tiene mucho de las ideas del propio Istrati sobre la amistad, el amor, la justicia, la sociedad...
Dice Hobsbawm que lo curioso y sorprendente del mito del bandido es que su atractivo ha ido siempre mucho más allá de su medio originario. Pero lo más curioso es que
el héroe bandido sobrevive incluso a la moderna revolución industrial de la cultura para aparecer en los medios de comunicación de masas de fines del XX, en forma de películas o series sobre Robin Hood y sus alegres compañeros en si o ya en versión más moderna bajo la forma del héroe del oeste o del mundo de los gangsters.[[#_ftn29|[29]]]

[Al buscar "haiduc" en internet la mayoría de las páginas que aparecen son de un equipo de fútbol de Moldavia, de grupos de extrema derecha, y de tres grupos, un grupo de gitanos lautari que se llama Taraf de Haidoucks, muy famosos en Francia y casi desconocidos en su tierra, uno rumano-alemán, Phoenix, de los años 70 y otro moldavo, más reciente Zdob si Zdub, que han hecho de sus canciones sobre haiducs (Andrei Popa y Doina Haiducului) himnos coreados por los jóvenes que van a sus conciertos]


[[#_ftnref1|[1]]] Presentation des haïdoucs, p. 318.
[[#_ftnref2|[2]]] Oncle Anghel. p. 348.
[[#_ftnref3|[3]]] Y como también lo fue la madre de Istrati.
[[#_ftnref4|[4]]] Presentation des haïdoucs, p. 320.
[[#_ftnref5|[5]]] Según la superstición, los pelirrojos no son muy bien considerados, son personajes negativos.
[[#_ftnref6|[6]]] Presentation des haïdoucs. p. 325
[[#_ftnref7|[7]]] Presentation des haïdoucs, p. ??
[[#_ftnref8|[8]]] Presentation des haïdoucs, p. 336.
[[#_ftnref9|[9]]] Igual que servía para describir espacios, en el interior de la casa.
[[#_ftnref10|[10]]] Presentation des haïdoucs, p. 359.
[[#_ftnref11|[11]]] Presentation des haïdoucs, p. 384.
[[#_ftnref12|[12]]] Presentation des haïdoucs, p. 387.
[[#_ftnref13|[13]]] Presentation des haidoucs, p. 414.
[[#_ftnref14|[14]]] Presentation des haïdoucs. p???
[[#_ftnref15|[15]]] ibidem. p. 383.
[[#_ftnref16|[16]]] Caro Baroja. Ensayo sobre la literatura de cordel. P 360.
[[#_ftnref17|[17]]] Los bandidos. P. 13.
[[#_ftnref18|[18]]] Los bandidos pp. 84-85
[[#_ftnref19|[19]]] Ibidem. pp. 93-94.
[[#_ftnref20|[20]]] "Baladele, cele mai veche, arata pe haiduci luptandose impotriva strainilor (...) si cele mai noi, îi arata luptandose împotriva bogatilor". Adamescu, Gh. Historia Literaturii române.
[[#_ftnref21|[21]]] Calinescu, G. Historia Literaturii Romane, p. 237. Editura Muzeul Literaturii Romane. 1999 Bucarest.
[[#_ftnref22|[22]]] En el relato de Cosma se describe con todo lujo de detalles un banquete en el bosque
[[#_ftnref23|[23]]] Kemal, Yasar. Mehmed el halcón. p. 259
[[#_ftnref24|[24]]] Ibidem. p. 215.
[[#_ftnref25|[25]]] Ibidem. p. 232.
[[#_ftnref26|[26]]] Ibidem. p. 239.
[[#_ftnref27|[27]]] Ibidem. p. 276.
[[#_ftnref28|[28]]] Popa Liseanu. P. I. una escritura encendida. pp 283-284
[[#_ftnref29|[29]]] Eric J. Hobsbawm Los bandidos. p. 167.