ESPACIOS en Presentation des haïdoucs.


El espacio de la enunciación en Istrati suele ser siempre un lugar privado y tranquilo propicio a la conversación: una habitación, la esquina apartada del café...
Podríamos decir que en Presentation des haïdoucs hay un doble espacio de la enunciación: la habitación donde se encuentran Jeremie y Adrian, en la antigua taberna del tío Angel, donde ya llevan charlando un buen rato (puesto que desde el mismo sitio se nos ha contado antes la historia de Cosma) y la cueva en la que se han refugiado los haiducs tras la muerte de Cosma. De todos modos esto sólo lo sabemos si hemos seguido el ciclo, no si abordamos la novela de manera aislada. Así que digamos que es un [espacio].
Las historias que escuchamos/leemos en Presentation des haïdoucs, a pesar de que se producen en una especie de ronda de cuentos alrededor del fuego, no tienen ese carácter festivo, alegre ni lúdico que podríamos suponer sino más bien serio, un tanto sombrío. Los haiducs están escondidos y bastante abatidos tras la muerte de Cosma, no es momento para bromas sino para pensar en qué es lo que van a hacer. El Vallon obscur, es un refugio,
dans le coeur de ces hautes montagnes peu connues et point frequentées,[[#_ftn1|[1]]]

un valle recogido y tranquilo propicio a la reunión y a la charla. Es el marco ideal para ponerse a contar.
Ninguno de los haiducs hablaría de no ser porque Floarea habla primero y en cierta medida les obliga a ellos también a hablar. A pesar del ambiente sombrío, Floarea se las apaña para crear algo de comodidad y un poco distensión para que la charla fluya: ordena preparar el café,
Le vataf se leva et mit le tchéaoun pour préparer le café turc, luxe introduit par Floarea. Elle le considérait indispensable à la vie, fût-ce la vie sauvage.

mide las pausas y da a su discurso un tono de confesión íntima, que sus compañeros imitarán.
Al final, el espacio que propicia las historias, se convierte en el espacio en el que se diluyen: la niebla cae, suponemos que el fuego se ha ido extinguiendo, la charla decae y los rostros de los haiducs se van confundiendo en la oscuridad.

El espacio de la acción se reparte entre espacios naturales, a los que podríamos llamar también espacios amigos, y los no naturales o espacios extraños al haiduc. Entre unos y otros, los caminos, que para el haiduc son peligrosos, pues están vigilados. Y entre el espacio natural y el no natural está la aldea, porque se integra en la naturaleza y no deja de ser espacio amigo.
le petit village de Sultana: Village montagnard, tapi dans le creux formé de deux collines et traversé par un ruisseau. Pas bien loin, des forêt sécoulaires de sapins. Les maisonnettes, toutes blanches, aux fenêtres bleu outremer, étaient parsemées comme des marguerites. Quoique propres, fraîchement badieonées à la chaux, leurs toits de planches pourries et couvertes de mousse trahissaient l'indigence du paysan[[#_ftn2|[2]]].

Y en esa aldea, Istrati se detiene a describirnos el interior de una casa:
Les deux chambres, communiquant avec la grande tinda du milieu où la famille paysane passe toute sa vie (...) Des lits larges et hauts, chacun avec son couvrelit à rayures, ou le borangic jaune s'intercalait entre les blancs, et sa dentelle (...), des tapis chargés de dessus multicolores (...), des chaises en bois verni, des icOnes ornées de basilic dans les coins au levant, chacune avec sa veilleuse allumée (...) Il y avait dans le foyer de Sultana ce qu'on voit dans toute maison paysanne de chez nous où nèst pas entrée la misère (...) mais tout object portait l'empreinte d'une main qui leur créait une ambiance de douceur, d'intimité, chose rarement rencontrée dans nos foyers villageois, où tout suscite la gêne et la crainte de deranger.[[#_ftn3|[3]]]

Opuesta a la aldea y a la simple casa campesina está la ciudad, a la que el haiduc, como el campesino, casi nunca va. En Presentation des haidoucs sólo aparece una, descrita por los ojos de Floarea niña:
Buzau, ville capitale du département, m'apparut comme une fille qui ne fait que s'endimancher. Il y avait deux rues coquettes, pareilles à deux sourcils peints. La boue et la poussière en étaient signesement écartées; le sol était recouvert de bois. Les boutiques (...) des magasins (...) dans une infinité de boutiques on servait à manger et à boire; des cafanas étaient bondés de gens qui gégustaient un café aromatique, fumaient des tchibouks et conversaient en plusieurs langues. (...)L'accès des voies pavées était défendu aux charrettes pauvres; seuls les carroses y pouvaient pénétrer.[[#_ftn4|[4]]]

El haiduc va y viene por los caminos y al final siempre regresa al bosque.

- EL BOSQUE
external image bosque%2001.jpg
El bosque, desde la literatura medieval, es un lugar extraño y siniestro, una zona de transición, donde el héroe debe pasar distintas pruebas y afrontar peligros para acceder al don deseado. Al estar apartado de los lugares familiares, es normal que ocurran hechos fantásticos y sobrenaturales. En las novelas de caballerías y en los cuentos folclóricos, el bosque es una zona de transición previa a que se produzca una transformación del héroe. Además, el bosque es el refugio de ermitaños y forajidos, porque a su interior no llegan ni la civilización ni las leyes.
El espacio natural por excelencia de Presentation des haiducs es el bosque, este bosque. El codru, que es hermano- frère du roumain[[#_ftn5|[5]]]- o madre del haiduc: la madre libre de Jeremie, que se proclama fils de la forêt, pero que también es esclava, a los ojos del viejo haiduc:
mère esclave, qui offre, sans marchander, au persecuté comme au malfaiter, son ombre, sa chaleur, la norriture et l'abri sùr. La forêt est la grande esclave qui vit pour créer le bonheur d'un monde ingrat[[#_ftn6|[6]]].
En rumano hay muchas palabras para decir bosque: codru, padurea, son las más usadas (incluso hay nombres propios, de personas, derivados de estas, como Codruta o Codreanu) Al mencionar ciertas zonas boscosas del país todavía se habla de la civilización de la madera (civilizatia lemnului), en la que, a pesar de la invasión del metal y sobre todo del plástico, se sigue utilizando la madera para hacer los más diversos objetos: desde la cuna del que viene al mundo como el ataúd del que se va.[[#_ftn7|[7]]]
Padurea, care asigura variate mijloace de trai (...) a generat nu numai un sistem propiu de alimentare ci si o anume viziune despre lumea inconjuratoare. Codrul a ramas o tema fundamentala a folclorului si mitologiei romanesti. Reprezentarile mitice fitoforme (Fata Padurii, Omul Salbatic...), vitatile personificate ale padurii (ursul, lupul, cucul) arborii sacri, plantele folosite in alimentatie, in farmacopea populara, in vraji si descântece stau la baza Panteonului românesc.

[El bosque, que asegura variados medios de vida, ha generado no sólo un sistema propio de alimentación sino también cierta visión sobre el mundo que le rodea. El bosque ha permanecido como tema fundamental del folclore y de la mitología rumana. Las representaciones míticas fitoformes (la chica del bosque, el hombre salvaje...),los seres personificados del bosque (el oso, el lobo, el cuco), los árboles sagrados, las plantas utilizadas en la alimentación, en la farmacopea popular, en conjuros de encantamientos y desencantamientos... están en la base del panteón rumano]

El estrecho lazo que existe entre el haiduc y el bosque es un motivo recurrente de las canciones épicas rumanas, donde se señala la pertenencia del fuera de la ley a la naturaleza que le alimenta y le protege.[[#_ftn8|[8]]]
Frunza verde- a merilor,
sus pe dealul grecilor,
puterea padurilor
la fagul cu frunza deasa,
sade Radu ca-ntr-o casa.
La poalele fagului
este flinta Radului
La tulpina fagului
pistoalele Radului[[#_ftn9|[9]]].

[Hoja verde del manzano/arriba en la colina de los griegos/ el poder de los bosques/en el haya de hojas densas/ Radu se sienta como en una casa. En la falda del haya/ está el mosquete de Radu/y en la rama del haya/ las pistolas de Radu]

El haiduc es "el poder de los bosques" y anda por él como Pedro por su casa. Los animales le conocen y le hablan, le enseñan los mejores caminos, le sirven de correo...
El haiduc es hijo del bosque[[#_ftn10|[10]]]. El bosque es la casa, el refugio porque es el único lugar en el que un campesino harto de la esclavitud puede ser más o menos libre. Donde se acaban la civilización y sus leyes. Es lugar de nacimiento- el de Jeremie- y también de muerte- la de Cosma.
Además es el escenario de la aventura por excelencia. En el bosque viven brujas, y hay lobos y se producen encuentros maravillosos o siniestros. Allí se refugia Yvain, el caballero del león, cuando se vuelve loco. O se baten en duelo dos caballeros embozados salidos de una novela de Dumas. Se pierden Pulgarcito y sus hermanos y Jeremie dispara su primer tiro.


1. Presentation des haïdoucs, p. 318.
2. Ibidem. p. 389.
3. Ibidem. 391-392.
4. Presentation des haïdoucs, p. 338.
5. Presentation des haïdoucs, p.436.
6. Presentation des haïdoucs, p. 436.
7. VV. AA. Sarbatori si obiceiuri. Vol II Banat, Crisana, Maramures. Introducción p.XXXII. Editura Enciclopedica, Bucarest 2000.
8. Ionescu, Mariana. Les (en)jeux de l’oral..... p. 165.
9. Cantece batrânesti ale romanilor. p. 70.
10. Hay una canción que sonaba en todas las emisoras rumanas este año que se llama Doina Haiduclui en la que dicen: fiul codrului sunt.